vidamultipotencial

¿Quién es Isa?

quien es Isa

¿Porqué tengo que escucharte? ¿Porque y no otra? Hay mucha información en internet, ¿cómo sé que tú, una ingeniera, eres la que me entiende?

Pues en realidad no lo se, aún. En esta entrada de blog que incumple todas las normas de SEO, porque ni tiene palabra clave, quiero contarte un poco más como llegué hasta el día hoy: de ser ingeniera a ser mentora. Creo que uno de nuestros principales bloqueos es compararnos sin saber el “behind the scenes” de la persona con la que hacemos la comparación. Y quiero que, con la historia que mejor conozco del mundo, la mía, veas que no es todo lo que se ve en las redes sociales. Y también que seas tú la que decides si tenemos (o no) tanto en común como para seguir en contacto. ¿Habrá “match”?

Dificil pregunta. Isa cambia, aunque tiene unas costumbres y manías muy definidas que la hacen ser quién es.

Nací y vivo en Gijón, Asturias. Si bien no es una ciudad grande ni pequeña, me gusta mucho. Vivir aquí he de reconocerlo que es un gran privilegio, llegas a cualquier sitio en bus, en 10 minutos caminando llego a la playa de San Lorenzo asi que la veo casi todos los días. Y a pesar de parecer pequeña, tiene muchísima actividad siempre, talleres, excursiones, conciertos, eventos… Lo que la hace muy entretenida.

Siempre he vivido aquí, colegio, instituto, carrera de Ingeniería… Pero no mantengo mucho contacto con las personas del pasado. Digamos que sufrí lo que ahora se llama bullying que, por aquel entonces, ni tenía nombre.

foto gijon bicicleta elogio horizonte asturias
Elogio del Horizonte, Gijón

Eso siempre se complementó muy bien con mis ganas de cambios. Más adulta ya, siempre buscaba nuevos talleres por ejemplo, donde no conociera a nadie, nuevas actividades donde acudía sola, y dónde siempre veía, al menos, parejas de amigas. Nadie iba sola como yo… Si bien eso no me importaba, fue haciendo mella en esa idea de que nunca encajo.

La carrera universitaria

Y eso se vió reflejado en lo que yo recuerdo como la peor etapa de mi vida, la carrera universitaria para ser ingeniera. Cuando comencé a estudiar Ingeniería era la única chica de mi clase que se decidió por esa rama, así que llegué a una Universidad donde todo el mundo conocía a alguien y yo entraba de nuevo sola.

Eso no fue ningún problema para mi, pero si lo fueron las relaciones personales. Sin haber vivido una etapa escolar en la que pasar las clases hablando y hablando siempre fui la callada y atenta Isa. Cosa que en la universidad me hacía ser de nuevo la rara.

Así que en esos 2 primeros años me dejé llevar por el “prefiero hacer amigos” y por supuesto, lo estudios se resintieron. El primer año matriculada en Ingeniería Superior estuve sola todo el año por no saber cómo lidiar con esta parte social, lo que me llevó a no aprobar nada y tener que cambiar a Ingeniería Técnica.

foto yo ingeniera titulo
Entrega de diplomas de Ingeniería

Y el primer año en Ingeniería Técnica se basó en socializar, lo que me llevó a tampoco saber qué narices hacia entonces estudiando una carrera si lo que hacía era saltarme clases. Perdida de nuevo.

Como sabes, soy Ingeniera, así que la historia acaba bien (en parte). En el tercer año cansada de lidiar con la carrera, la gente, la familia, una carrera que no me gustaba, etc, decidí ir solo a lo que se iba allí, a sacar la carrera. Clases, estudiar, exámenes, aprobar, y marchar. Así es que de nuevo, no conservo ninguna amistad.

Todo esto me define

Por supuesto, todos estos inicios de mi vida adulta definen muchos de mis rasgos a día de hoy. Sé que me cuesta mantener el contacto social, por eso busco maneras de crear ocasiones para ello. Sé que tardo mucho en confiar en la gente, por eso intento parecer cercana, aunque por dentro esté muerta de miedo. Y así con muchos más rasgos que me definen, y a mucha honra, aunque en su momento no sabía valorarlos.

¿Porqué te cuento todo esto?

Porque es, tras esta etapa, donde creo que comienza mi camino hacia donde estoy ahora, de ingeniera a mentora.

Siendo ya la ingeniera que todo el mundo esperaba, se ocurrieron trabajos temporales para nada relacionados con la ingeniería: encargada de pizzería, camarera en los Cines Yelmo…. Un viaje a Cardiff durante 3 meses para aprender Inglés (obtuve el FIRST, y el trabajo que conseguí nada más llegar me pagó todos los gastos de la estancia, no lo hice nada mal). Un Máster en Prevención de Riesgos Laborales que estudié porque “todo el mundo lo estaba haciendo”. Una beca de una año en EDP muy cuestionable. Estudiar alemán hasta llegar al nivel B2 por puro hobbie. Estudiar un ciclo de 6 meses en programación industrial para luego no tocarlo nunca más. Y así más y más intentos fallidos de encontrarme a mi y algo que me diese ese trabajo estable del que todos me hablaban.

Contrato fijo con buen sueldo y buena posición

Y llegó, claro. El que busca encuentra como se suele decír. Fue en 2015 cuando encontré un trabajo que parecía el perfecto para una ingeniera.

En un principio iba a ser solo Jefa de compras (experiencia ninguna, pero ¿desde cuándo eso era un problema para mi?) pero el trabajo (como buena multipotencial, que aún no sabía que lo era) iba a evolucionar.

Siempre me gustaron las redes sociales, así que cuando la empresa proponía algo relacionado con este tema siempre tenía aportaciones que hacer. De manera que me otorgaron el puesto.

Lo mismo pasó con la web de la empresa, y con la documentación de los trabajadores, al tener la formación de Prevención de Riesgos Laborales. Pero sobre todo, esto pasó (y así lo veo ahora) por que quería aprender, mejorar, aprendía rápido, y tenía mis propios recursos que otras compañeras ni querían desarrollar.

foto yo ingeniera feria de muestras asturias
Stand en FIDMA con mi (por entonces) empresa

Pero este crecimiento algún día llegaría a su fin, y fue ahí cuando, de nuevo, me perdí. Salir a las 21h todos los días, no tener fuerzas para hablar si quiera después de trabajar. Findes en casa bañados por lágrimas domingueras por supuesto. Propuestas que caían continuamente en saco roto. Y así, hasta que la médica me obligó a estar de baja por depresión 4 meses, después de haber llegado 3 veces llorando a su consulta diciéndole que no sabía lo que me pasaba pero que no podía más con mi vida. Y menos mal que la vida pone ángeles de guarda en nuestros caminos porque si no llega a ser por ella, no podría contarte todo esto.

Los puntos se unen mirando hacia atrás

Como dice Steve Jobs, los puntos se unen en el pasado, no en el futuro. Ahora es cuando veo que todo eso tenía que pasar para que yo llegara a la multipotencialidad, como te decía, de ingeniera a mentora.

baja depresión
Foto en mi primer día de baja por depresión. Solo pensaba "soy una sombra de lo que fuí" e hice la foto

En ese tiempo de desconexión pude sacar a la luz mis puntos fuertes. Ayudé a mi hermano a organizarse con las ventas de unas tazas personalizadas que quería hacer. Volví a pensar por mí misma, y con la voz de mi jefe de fondo. Descubrí el emprendimiento digital, ese que tanto había soñado. Descubrí personas que hablaban abiertamente de lo que yo antes solo leía en casa sin que nadie viera mis libros de “loca” (autoayuda). Y en todo ese proceso apareció la multipotencialidad.

Si bien en el primer momento no le hice caso, la empecé a usar sin saberlo. Entendía el porqué de mis cambios de interés, así que había dejado de castigarme por mi pasado, y entendía porque ciertas personas no apoyaban mi forma de vivir tan “saltarina”. 

Pero incluso en mi trabajo como ingeniera, entendía porque mis compañeros no veían esas conexiones y posibilidades de mejora que yo veía. No eran “tontos”, es que no estaba en su ADN. Y así con todo, comprender porqué mi tiempo libre era tan “libre” y variable. Porque cuando lograba una rutina, la dejaba. Porque no quiero ver siempre a la misma gente. Porque, porque, porque…

Y así, el confinamiento

Y así llegó 2020 y el dichoso COVID con su dichoso confinamiento. Pero, bendito sea, si te soy sincera. Si bien no me permitió despedirme de mi abuela como se merecía, eso me hizo darme cuenta de que aquí estamos para lo que estamos, para vivir

La empresa en la que trabajaba como ingeniera me bendijo con un ERTE de jornada completa, así que vacaciones pagadas. Tenía los medios, tiempo, conocimientos, ordenador, por lo que que no quedaba más que ser como “esas personas que había visto” y compartir lo que sé hacer. Llegaba el momento de crear “vidamultipotencial”.

logotipo
Logo original del 2020

Desde entonces, sin prisa pero sin pausa

Y a punto de cumplir 2 años de ese momento en el que salí de ese caparazón tan duro, aquí sigo. No soy la misma por supuesto, pero la evolución es así.

Empecé sin saber muy bien cómo era realmente este mundo digital, con alti bajos por supuesto, pero haciendo uso de todas mis fortalezas que aún ni identificaba. “Esta vez estaba siendo yo misma” y esa premisa no podía perderse nunca. Pero sobre todo, usando lo que había visto que había aprendido en mis años pasados.

  • Haciendo amistades (¿recuerdas que estudiaba o socilizaba, no? Pues, lección aprendida y aquí tenía que haber de las 2 partes)
  • Saliendo en cámara (¿recuerdas el bullying? Pues aquí lo usé como parte de mi historia para que todas comprendiérais el esfuerzo que era para mi salir en cámara)

Y así con miles de habilidades que había desarrollado y que ni valoraba ni usaba. Y todas ellas estaban ahora en un solo proyecto, al alcance de otras personas, que, como yo, hemos pasado por una multipotencialidad no comprendida ni aprobada, y mucho menos potenciada.

grupo la compañia
Foto de grupo de La compañía tras una clase de yoga fusión

Seamos multipotenciales orgullosas

Y así es como lo trasmito en este proyecto “vidamultipotencial”. Esta personalidad nos ha hecho tener un recorrido para nada similar al de las demás, lo que nos hace únicas a cada una de nosotras. Y que tú lo sepas y lo valores es mi función aquí y ahora. Para nosotras ningún camino está escrito, y si bien, puede ser abrumador, es nuestra posibilidad de hacer con ella lo que queramos, cambiándola siempre que queramos y volviendo a empezar, ya que ahora sabes que, de cada experiencia que vives, te nutres y creces como la única tú que eres.

Espero que te haya gustado saber el porqué y el como estoy donde estoy. Tienes mi historia más resumida en la página de sobre mi de esta misma web.

Pero sobre todo me gustaría que me cuentes tu historia. ¿Cuántos estudios tienes tú? ¿Y trabajos? Cuéntamelo en los comentarios de esta página y veamos como no estamos solas en esta personalidad multipotencial.

Contenido relacionado

2 comentarios en “¿Quién es Isa?”

  1. Pingback: Tipos de multipotenciales - vidamultipotencial

  2. Pingback: Resumen de libro: How to be everything, Emilie Wapnick - vidamultipotencial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.